Reactivación de la construcción

Después de pasar semanas angustiantes, meses de muchos esfuerzos y ya más de un año de hacerle frente a la pandemia, el Distrito, en cabeza de su alcaldesa, y, posteriormente, el Gobierno Nacional relocalizaron la reactivación económica en el primer punto del orden del día de nuestra región

Después de pasar semanas angustiantes, meses de muchos esfuerzos y ya más de un año de hacerle frente a la pandemia, el Distrito, en cabeza de su alcaldesa, y, posteriormente, el Gobierno Nacional relocalizaron la reactivación económica en el primer punto del orden del día de nuestra región. Este propósito no solo es importante desde lo político, sino absolutamente necesario en la vida diaria de millones de colombianos que tomaron la decisión de hacer del trabajo duro un pilar para la subsistencia de sus familias y un mecanismo de superación social fundamentado en el esfuerzo personal.


Una reactivación efectiva y una valoración especial por proteger la economía significan, solo en el sector constructor y en nuestra región de Bogotá y Cundinamarca, más de 250.000 empleos directos y unos 250.000 indirectos que aportan al desarrollo de miles de viviendas, parques, escuelas, hospitales, colegios, universidades y otros bienes necesarios para nuestra vida en comunidad.

Es así como esta apuesta por la reactivación se valora profundamente. Sin embargo, para que esta pueda ser efectiva, son necesarios dos componentes. El primero es el orden público y la estabilidad social. Los bloqueos impiden que los trabajadores puedan llegar a sus lugares de trabajo o a sus hogares. Impide, adicionalmente, que cientos de productos puedan llegar a las obras. Parece una contradicción interminable lo que pasa a diario: protestas en las calles por falta de empleo y la consecuencia directa es la destrucción del poco que aún queda en pie.


(Además: Se radicó ante el Concejo de Bogotá el proyecto de rescate social)

El segundo componente necesario es una actitud decidida de aprobar y sacar adelante los trámites en todos los niveles de la administración. Actualmente, hay decenas de proyectos por toda la ciudad que dependen de una decisión administrativa para iniciarse. Seguro que muchos trámites dependen de la correcta presentación y diligenciamiento; sin embargo, la actitud de corregir las dificultades en mesas de trabajo, con objetivos claros y un mensaje de urgencia, puede ser una salida y un empuje superpoderoso para el sector productivo.

Alinear la generación de empleo como propósito nacional puede ser un vehículo que ayude a superar esta situación social tan compleja. No hay política de subsidios ni agenda de derechos que pueda ser sostenible sin un aparato productivo sólido y comprometido.


 

Comparte con tus amigos!

Chat de ventas